homenaje a mi querida cuchara

Homenaje a mi querida cuchara. 

En estas jornadas gastronómicas queremos hacer ” homenaje a mi querida cuchara”  .  Enero y febrero , son meses de mucho frío y no podemos evitar acordarnos de esos hogares de leña, con los pucheros de barro. Allí  las patatas y  legumbres, básicamente, se cocinaban a fuego lento, para dejarnos lo mejor de si mismas . Todas estas viandas ,  acompañadas de los mejores ingredientes hacían los días mas largos y las noches mas cortas.

 Los vapores que emanan de nuestros pucheros ,nos trasladan a tiempos pasados. Judiones  con chorizo y oreja, patatas guisadas con costillas, gachas manchegas con torreznos, guisotes de garbanzos o nuestro riquísimo  cocido madrileño , haciendo un guiño a nuestras raíces. 

En estos platos ,  es importante la calidad de todos los ingredientes, desde lo mas insignificante  te puede  hace perder  un plato, si no los ligas bien. Es más,  quiero desvelar un secreto que siempre me recuerda ” la abuela” cuando cocinamos estos guisos . PACIENCIA.  Mucha paciencia.. No lo pongas rápido… Que se guise lento. No tengas prisa. Así,  lo han hecho siempre ellas y así lo queremos hacer nosotros.   

Es una cita obligada ya todos los años, este homenaje a mi querida cuchara  donde expresamos nuestra admiración  a  tan respetada compañera de mesa, Todas las semanas iremos cambiando los  guisos, para intentar recorrer gran parte de nuestra geografía española , con nuestro recuerdo gastronómico. 

Os esperamos.